¿Cómo detectar que nos encontramos ante un caso de acoso escolar?

Como ya sabemos, el número de casos de menores que sufren bullying o acoso escolar continúa creciendo. Para evitar que esto siga ocurriendo lo primero que tenemos que hacer es aprender a detectar el problema.

Este aprendizaje debe realizarse, tanto por parte de los educadores, como por parte de los padres. Es fundamental ser conscientes de que nos encontramos ante un problema de acoso escolar (ya sea de nuestros hijos o de nuestros alumnos) para poder tomar las medidas necesarias.

Formas de acoso escolar

Es importante tener en cuenta las distintas formas que este problema puede adoptar para conseguir detectarlo.

Violencia física: agresiones.

Violencia verbal: intimidación, amenazas, hostigamiento.

Coacciones: violencia social, exclusión, bloqueo social, manipulación.

Ciberacoso: acoso a través de las redes sociales.

Para los padres

Una vez claras las formas que se pueden dar de acoso escolar, como padres debemos prestar atención al comportamiento que tenga en casa. Existen casos en los que los niños nos cuentan que están bien en el colegio, cuando en realidad ocurre todo lo contrario.

Por esa razón, no debemos descartar inmediatamente que este problema pueda ocurrirles a nuestros hijos. Según AEPAE (Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar) hay ciertas claves a las que hay que prestar especial atención:

Cambios de humor, pesadillas o cambios en el sueño, dolores somáticos, de cabeza, de estómago o vómitos, pérdida de sus pertenencias escolares o personales, que no tenga ganas de salir, ni se relaciones con los compañeros o que se niegue a ir a las excursiones.

Campaña Atrapados contra el acoso escolar

Para los educadores

Además de educar a los alumnos sobre la problemática del acoso escolar y todo lo que ello conlleva, los educadores debemos mantenernos alerta frente a posibles comportamientos violentos para conseguir detectar cualquier caso.

Según explica AEPAE, frente a cualquier situación puntual de maltrato (ya sea verbal, físico o psicológico), se debe actuar con inmediatez y contundencia. No podemos dejar que transcurra demasiado tiempo, ya que si lo dejamos pasar, solo irá en aumento.

Además, debemos mantener una especial observación a aquellos alumnos que hayan estado implicados en sucesos puntuales, para detectar si estos se vuelven a repetir.

En cuanto a la relación con los padres de los alumnos, hay que informarles de inmediato, en cuánto se aprecie un comportamiento extraño o una situación violenta.

Para conseguir difundir la importancia que tiene el papel que los padres y educadores juegan en este conflicto, Plaza Mayor y AEPAE trabajamos juntos en la campaña de “Atrapados” con la creación de este vídeo.

Si tú también quieres colaborar contra el acoso escolar, únete a nuestra campaña compartiendo este vídeo a través de nuestra página de Facebook, bajo el hashtag #Atrapados. Cada vez que lo compartas, Plaza Mayor donará 1€ a AEPAE.

 ¡Súmate y comparte!

 

 

 

 

Publicación
10 noviembre 2017
Categorías
Eventos

Todo lo que necesitas en un solo espacio