Gua sha: ¡Tu nuevo aliado de belleza!

En el mundo de la belleza son tantas las alternativas que muchas veces nos perdemos en tipos de productos, aparatos, terminologías, etc. Compuestos que sirven para ciertos tipos de pieles, otros que sirven según la edad de la persona, aparatos que hacen que luzcamos muchos mejor… el mundo de la cosmética crece a pasos agigantados. Si hace unos meses o hablábamos de los rodillos de jade, ahora venimos con otro aparato simple pero con el que se obtienen numerosos beneficios. Hablamos del gua sha, seguro que ya has oído hablar de él o lo has visto pero no sabes bien cómo se utiliza. Te contamos todos sobre este nuevo gadget de belleza que no vas a querer dejar escapar. ¡Sigue leyendo!

Todo sobre el gua sha

El gua sha es un artilugio de lo más sencillo que tiene unos 2000 años de antigüedad. Su origen se remonta a China. Consiste en un técnica de raspado milenaria que en Asia se utiliza técnica de belleza bien establecida desde hace tiempo.

Se trata de una piedra en forma de corazón que normalmente es de jade o de cuarzo rosa, en sus orígenes. Cuenta on la función de favorecer el drenaje linfático y estimular la circulación de los músculos faciales. Si este producto se utiliza de manera correcta, es una herramienta que moviliza la linfa y disminuye el volumen y la inflmaación, ayudando a eliminar toxinas acumuladas, mejorando la microcirculación y haciendo que nuestra piel luzca con un aspecto mucho más cuidado.

En muchas ocasiones verás el gua sha acompañado del rodillo de jade. Pero, ¿sabes cuáles la diferencia? El rodillo de jade hace una especie de rotación y estimula la linfa hacia el ganglio de una manera suave. El gua sha realiza un drenaje linfático mucho más intenso porque tiene mucha más fuerza y entra mucho más en contacto con la piel. Por tanto el rodillo de jade es más un masajeador y con el gua sha arrastramos las toxinas y el líquido más profundo de la piel.

¿Cómo se usa?

Para utilizarlo de manera correcta debemos de:

  1. En primer lugar, vaciar los ganglios que hay en la clavícula y lleva la linfa de la mandíbula hacia la clavícula.
  2. Lo siguiente será llevar la linfa de la zona anterior de la mandíbula a la zona posterior.
  3. Para drenar el párpado inferior hay que tomar como referencia la pupila y hacer movimientos hacia fuera. De igual manera lo haremos con el párpado de arriba.
  4. En cuanto a la frente, se trata desde la mitad hacia un lado y hacia otro.
  5. Finalmente, para drenar todo el rostro hay que bajar la linfa hacia el ganglio debajo de la mandíbula y luego hacia la clavícula.

Una técnica que leída parece difícil pero que no lo es para nada. Empieza a introducir el gua sha en tu rutina de belleza y notarás los resultados enseguida. Vente a por tu gua sha a la tienda Primor en Plaza Mayor y empieza desde ya. ¡Conseguirás un rostro de 10!

Categorías
Belleza
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio