Sueño de los bebés: Consejos que te solucionarán la vida

Conforme pasan los años nos damos cuenta de que el sueño está sobrevalorado. Es verdad que el cuerpo es sabio y se va habituando a nuevas costumbres. Cuando antes pensabas que necesitabas 8 horas para estar bien descansado, ahora, más aún si eres padre, te das cuenta de que dormir 4-5 horas del tirón puede ser un logro que hará que tu día cambie de la noche a la mañana. Y es que los bebés suponen toda una maravillosa revolución que, a veces, nos produce problemas de sueño y de rendimiento en el trabajo. Pero no solo hay que vigilar y estudiar el sueño de nuestros hijos para nuestro descanso, sino, y en primer lugar, para el suyo propio. Es un tema tan fundamental, y está tan de moda, que no queremos dejarlo pasar y en este post os vamos a hablar sobre el sueño de los bebés. ¡Toma nota!

Sueño de los bebés

Es tan importante saber estudiar bien el sueño de los bebés que la profesión de asesores del sueño está cada días mas arraigada y son muchas las familias que acuden a estos métodos para mejorarlo. Cada bebé es un mundo, pero lo que hay que tener claro es que todo se basa en rutinas. Y dirás, ¡qué sencillo! Pues nada más lejos de la realidad. Crear rutinas al principio puede costar mucho pero poco a poco se irán consiguiendo logros que se quedarán sentados en una base sólida.

Los expertos dicen que es bueno hacer un plan de sueño, pero que este plan debe de hacerse a partir de los 3-4 meses de vida. Hay que pensar que los bebés vienen de un entorno muy protegido, un entorno estéril y llegan a una jungla en la que tienen que aprender de 0. Por eso es básico que los primeros meses nos volquemos en su cuidado.

Todos los planes de sueño de los bebés están fundamentados a partir del 3-4 mes. Y todas la asesoras del sueño, porque la mayoría son mujeres, coinciden en una cosa, las siestas diurnas. Lejos queda aquello de que si el niño no duerme durante el día, ya lo hará por la noche, y llega la noche y es una revolución.

Siestas diurnas

Trabajar las siestas diurnas y la duración de las mismas hará que las noches vayan siendo cada vez mejores. Esto nos ayudará también a entender que un bebé necesita su descanso asegurado durante el día porque está en período de desarrollo continuo.

En primer lugar hará tres siestas, a los 7-8 meses pasará a hacer dos siestas y a los 15 meses, más o menos, comenzará a pedir una. Todo ello es susceptible de cambios porque los niños no son máquinas. Pero está claro que haciéndole un plan de sueño diurno y habituándolo a unas rutinas muy concretas, los niños aprenden a dormir mucho mejor.

Os animamos a que lo probéis y si necesitáis crearle un entorno seguro, con luz, música y demás, sabéis que podéis venir a Imaginarium Plaza Mayor. Allí encontraréis todo lo necesario para hacer de su sueño algo placentero.

Categorías
Niños
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio